jueves, 30 de octubre de 2014

En la montaña rusa

Ayer fue uno de esos días de montaña rusa que vivimos los buscadores. Estaba tan tranquila en el trabajo cuando recibo un mensaje de la trabajadora social que nos ha hecho las entrevistas para la valoración de idoneidad preguntándome acerca de la temporalidad de mi puesto, que la Comunidad le estaba pidiendo información. ¡Oh, Dios mío, yo que me las prometía tan felices porque los informes habían sido superfavorables y resulta que se están poniendo quisquillosos! Casi me da un vuelco el corazón, porque tuve que responder que soy eventual y eso no les gusta. Eso unido a la condición de autónomo de Papá Jones les haría torcer el gesto seguro, y mirarnos las cuentas con lupa. 

Me muerdo las mejillas por dentro como siempre que estoy nerviosa. El tamaño de las heridas es directamente proporcional a mi preocupación. Bueno, pues sólo decir que tengo la boca como un cromo, y no bonito precisamente.

Paso el mal trago gracias a una caña con una compañera, pero no se me va de la cabeza que hace un par de semanas me contó una conocida que le habían denegado la idoneidad. Es cierto que la pobre se había quedado un paso más atrás que nosotros, en el estudio psicosocial, los informes sobre ella habían sido negativos, pero aquí estamos nosotros, escaneados por la Comisión de Tutela del Menor, y todo puede ser. Por Dios, que llegue pronto la carta con el resultado. Y que sea positivo.

Ya el viernes pasado casi me da un siroco cuando me llaman del Instituto de la Familia para decirme que tengo ¡el certificado médico y los penales caducados! Obviamente era un error y los habían traspapelado, pero lo único que pienso es que desde el viernes pasado están con nuestro expediente. ¡Vaya si se lo estudian! Me parece muy bien porque se trata de darnos una persona, pero me estoy destrozando la boca, oiga. 

Justo ayer también leía una noticia que invita a la reflexión: "Entran más niños en España por vientre de alquiler que mediante la adopción". Os recomiendo que veáis el vídeo con historias reales, o que leáis este otro artículo sobre el desmadre en la Comunidad de Madrid y lo que nos afecta. (Esto... Una cosita, estos que tanto claman en las calles por la familia, está claro que es únicamente por la tradicional, la de la flor y las abejas, porque lo que es por las diferentes familias formadas por reproducción asistida o por adopción, nada de nada, sino todo lo contrario, y hasta piensan que es un lujo).

Y al acordarme de estas noticias vuelvo a pensar en esa pobrecilla a la que le han denegado la posibilidad de adoptar porque está soltera y no tiene niños cercanos. ¿Cómo es posible que sepan que no va a ser buena madre? 

A ver, que Papá Jones y yo somos de los que entendemos (y hasta aplaudimos) que se nos prepare, que se nos forme, se nos informe, se nos entreviste y se nos evalúe. También que buscan la mejor familia posible, que somos muchos para pocos niños, pero me entristece pensar en cuáles serán los criterios. Al fin y al cabo, yo creo firmemente que

tener un piano no te vuelve pianista

Volviendo a nuestro susto, empezaba diciendo que fue un día de montaña rusa y sólo os he contado la bajada. Bueno, pues es que milagrosamente Papá Jones firmó por la tarde un contrato indefinido y dejó de ser autónomo. Corriendo se lo mandé a la trabajadora social y lo va a incluir en lo que le ha pedido la Comisión, así que nos quedamos un poco más tranquilos, pues quizá lo que no les guste de mi eventualidad lo pueda suplir esto. 

Por la noche comentaba con mi madre (perdón por teneros vilo toda la tarde) lo curioso que es que todo lo mal que se nos ha dado la repro, siempre noticias chungas y noes, este camino parece que se nos allana a nuestro paso. Ojalá sea así y no sólo una impresión, y pronto podamos hacernos una sesión de fotos para gritar nuestra idoneidad como estos chicos, que anuncian su asignación así a los suyos

foto adopción
https://www.pinterest.com/pin/560698222332498594/



miércoles, 29 de octubre de 2014

Superman también fue adoptado

Estoy poniendo al día mi Pinterest (esto es un vicio!), y he encontrado una imagen que me ha hecho sonreír mucho, porque encaja con nosotros a la perfección. En una casa donde compartimos el salón con E.T., La novia cadáver, C3PO y R2D2, el Delorean de Regreso al futuro y Gizmo, entre otros, y con un Papá Jones  con dos vitrinas y toda una librería dedicada a Star Wars, pues como que nos pega totalmente :)

Superman también fue adoptado

superman adoptado
De aquí

superman adoptado
De aquí

Presiento que este body de Etsy va a caer

frase adopción

martes, 21 de octubre de 2014

Cómo sobrellevar la espera

La maternidad está ligada por todas sus caras a la espera: cuando cuentas los días para hacerte una prueba de embarazo; cuando desesperas porque han de pasar un par de ciclos antes de un nuevo tratamiento de reproducción asistida; cuando cuentas las semanas que faltan para dar a luz a tu bebé, y ni te cuento cuando estás metida en un proceso de adopción. 

Todo es esperar, y no siempre se lleva bien, especialmente cuando te dicen que es posible que tarden en asignarte a tu hij@ cuatro años.

Hemos empezado todo esto con mucha alegría, pero somo conscientes de que vendrán los bajones de la (des)espera, que en un camino taaan largo hay tiempo para etapas de todo tipo. Así que para recordarme a mí misma las herramientas con las que cuento para llevarlo mejor me he hecho un cartelito con esta aplicación on line, que comparto con vosotros.


Se trata de una lista de cosas que me parece cumplen la función de distraerme pero también me preparan para la gran llegada:

  • Es el momento de viajar, pese a que nos hemos fundido los ahorros en la clínica. Yo soy de las que digo que mi hij@ será mochiler@, porque lo que más me gusta es viajar y aspiro a no dejar de hacerlo por ser madre, pero seguro que no es lo mismo, estaré más preocupada por su bienestar y posiblemente el ritmo no pueda ser igual. Así que es el tiempo de viajar despreocupados. Además, preparar una escapada me entretiene muchísimo, durante varios días.
  • Retomar las aficiones, encontrar nuevas, asistir a talleres... (Des)esperando se nos olvida que este tiempo es nuestro, y que si no lo disfrutamos ahora, pasará y pesará. Así que yo estoy aprendiendo a coser a máquina, le estoy tejiendo una manta de ganchillo, le doy al yoga en el salón con W, he aprendido la técnica del estarcido, estoy "decoupageando" media casa...  Por falta de cursos no será. Aquí podéis ver los que tenéis en vuestras ciudades.
  • Ese aprendizaje nos dará recursos para entretener al retoño, o simplemente para hacer cosas juntos. Está bien también hacer acopio de cuentos sobre cómo explicarle sus orígenes, por ejemplo..
  • Me paso horas mirando catálogos de decoración imaginando cómo le pondré la habitación. Igual no sirve de mucho todavía, pero entretener, entretiene.
  • Cuidar las relaciones que probablemente hayamos descuidado durante el duelo, quedar y disfrutar ahora sí que nos apetece ver a gente y estamos animados y no tristes y huraños.
  • Salir por la noche y bailar, si encontramos quien aún lo haga (lo peor de atascarte en la maternidad es que no vas a la par con tus amigos), o salir cuando sea, por la tarde, al teatro, al cine, de excursión... Divertirse como adultos, en definitiva, que luego habrá que ir a funciones infantiles o al parque, a conciertos de Violetta, etc.
  • Escribir un blog, un diario o hacer un álbum de recortes y fotos o todo junto contándole su espera, para que sepa que estuvo aquí mucho antes de llegar.
  • Quedar con otras familias en nuestra situación es de lo mejor que hemos experimentado últimamente. No imaginábamos la importancia de pertenecer a un grupo, en el sentido de compartir experiencias con personas con tus mismas preocupaciones, que te entiende a la perfección. Además, sabemos que hay reuniones en asociaciones, cursos en las ECAIs para preparar la llegada... (Un alto aquí para contar lo contenta que estoy desde que he entrado en grupos de adopción de Facebook cerrados en los que leo las peripecias de otras familias, y me emociono con sus asignaciones, o descubro información valiosa para el proceso...)
  • Mientras no se abra la adopción nacional en Madrid, Bienve vendrá de Bulgaria (¡o su herman@! si se abre en la Comunidad y nos da tiempo a ir a por los dos), así que en este tiempo podemos ponernos las pilas con su idioma, que facilito no es, y se escribe en cirílico. Madre mía, si me cuesta hasta decir "hola" (Здравей! / Здравейте! Zdravey! / Zdraveyte!). 
  • Lo más importante, sin duda, es relajarse y disfrutar, hacer de la espera parte positiva de la aventura, aprovechar para hacer lo que luego será más difícil o para prepararnos, o para recuperar lo perdido o descuidado con los disgustos. Y aquí es fundamental también saber distanciarse cuando sea necesario, que tan válido es leer libros y cuentos de adopción, como guardarlos un tiempo prudencial para dar cabida a otras cosas que nada tengan que ver y hacer así más llevadera la espera hasta LA llamada.
Aunque yo he centrado la lista en la adopción, creo que se puede extrapolar y adaptar a otras situaciones (des)esperantes. ¿Se os ocurre alguna otra forma de sobrellevarlo?

viernes, 10 de octubre de 2014

Estado de buena esperanza

Estos días hablaba de que me hacía ilusión que mi madre me considerara "embarazada", y me doy cuenta de que he empezado esta nueva etapa del blog por el tejado, por la emoción, y que me he saltado varios capítulos importantes, así que voy a intentar enseñaros los cimientos brevemente. Ya los iré desgranando, que por desgracia, habrá tiempo.
  • El 27 de septiembre de 2013 fuimos a la reunión informativa del IMMF para la adopción internacional. Nos lo pusieron muy negro y decidimos quemar los últimos cartuchos en la clínica.
  • El 19 de mayo de 2014 presentamos toda la documentación para la solicitud de apertura del expediente para adopción, completamente convencidos y emocionados. Ahora sí lo vemos claro. Desde este momento he puesto a contar el marcador de nuestro viaje, que no espera, pues si pusiera desde cuándo te estoy esperando tendría que añadir los más de tres años de búsqueda por todos los medios. Ese día mandé una foto a la familia y amigas con la pegatina de entrada del registro del IMMF, emocionada. Claramente empezaba una nueva etapa, y por eso cuento desde ahí.
  • El 21 de junio empezamos el curso de formación de 5 semanas en el Instituto Madrileño del Menor y la Familia, donde conocimos a una gente maravillosa y aprendimos cosas fundamentales. Lo disfrutamos muchísimo, y eso que suponía levantarnos los sábados a las 7.30 de la mañana.
  • El 29 de agosto empezamos las entrevistas del estudio psicosocial para la idoneidad. Este día, en concreto, os lo debería contar con más detalle, que coincidió con la visita a nuest domicilio de la trabajadora social y Papá Jones soltó algunas de sus perlas. ¡Casi lo mato!
    • Tres entrevistas en total con la psicóloga
    • Otras tres con la trabajadora social
  • El 30 de septiembre entro en estado de buena esperanza, pues nos dan sus respectivos informes en una entrevista conjunta. ¡Favorables los dos! Y muy, muy contentas con nosotros. Nos dicen que no hay muchas parejas como nosotros, y que no habían escuchado nuestro discurso en años de profesión. No entendemos muy bien a qué se refieren, y no preguntamos por humildad ¡pero suena fenomenal! 
  • El 6 de octubre llevo al IMMF toda la documentación actualizada (otra vez los certificados de nacimiento, penales, médico, empadronamiento, matrimonio, declaraciones de la renta de los últimos 3 años, los cuestionarios individuales, etc.), junto con los informes para que la Comisión de Tutela del Menor estudie si nos da la idoneidad.
Así nos recibió la familia el 30 de septiembre tras recoger los informes y la enhorabuena de las profesionales del LIPAI (antiguo TIPAI), que celebraba el primer cumple de mi sobrino Bebéguapo. Un momentazo. Creo que la alegría traspasa la pantalla. He mirado muchas veces este vídeo, y por supuesto está incluido en ese segundo de cada día.


Desde este día, de verdad me siento "embarazada", y hemos empezado a dar la buena nueva de que vamos a ser papás a todos. Aún nos quedan muchos! Quizá deberíamos haber esperado a recibir dentro de un mes o mes y medio la carta con la idoneidad, pero es de esperar que nos la den, puesto que no nos han puesto ningún problema durante el psicosocial, y el tema de los dineros que era lo que más nos preocupaba, nos dijo la trabajadora social que estaba OK. 

Yo lo veo así,  es como si el 30 de septiembre me hubiera hecho un test de embarazo y saliera positivo. Ahora queda la espera. Es cierto que pueden pasar muchas cosas horrendas (qué nos vais a contar, tenemos experiencia en disgustos en este campo!), pero también puede ser que todo termine con un finalazo feliz y en eso es en lo que me apetece pensar.

Y no sólo yo, también Papá Jones ya siente que la espera de verdad ha empezado. Aún nos quedan trámites que hacer cuando llegue la idoneidad, y serán engorrosos, que vamos por protocolo público y tenemos que traducir todo al búlgaro y apostillarlo y demás, pero ya es parte del proceso, es como si fuera la prueba del azúcar de un embarazada, por ejemplo, cosas tediosas, pero que necesarias en la espera.

Y es un momento precioso. Este sábado tuvimos una fiesta familiar y cuando nos preguntaron aquello  tan indiscreto de "y vosotros qué ¿no os animáis?" por fin pudimos contestar "¡sí! Vamos a ser papás!" Y la gente se ponía supercontenta, y cuando lo contábamos nos felicitaban. Sí! ¡Nos felicitaban! ¡Por fin a nosotros! ¡Qué bonito y emocionante! (También hubo quién preguntó si lo habíamos intentado todo antes, pero no lo quiero ni pensar, sé que lo hacen de buena fe y no entienden que tú lo percibes como que esto les parece una mala opción).

Hasta hace poco, cuando comentábamos que estábamos haciendo el curso, o las entrevistas, algunas personas reaccionaban dándonos esperanzas sobre embarazos milagrosos, como consolándonos, o nos decían que éramos valientes (cosa que no creemos), o nos contaban historias de adopción con mal final... Y yo le decía a Papá Jones "te fijas? Nadie nos felicita". Pero ahora sí. Quizá porque antes era como "estar buscando", pero ahora ya hay una noticia, aunque ésta sea que dentro de unos años nos llamarán para hacernos papás, pero  ya hay un expediente tangible. Ya lo podemos decir, porque esto ya ha empezado. Porque el test de embarazo dijo "sí". Y estoy feliz porque por fin puedo suscribirme a blogs de maternidad y cosas que creía vetadas para mí o que me dolía ver. Cierto que no sé la edad que tendrá, pero será pequeñín, al fin y al cabo, y aunque no pueda decorar su habitación, sí puedo empezar a tejer una manta con granny squares (incluso varias! jajajaja!), y  hasta ponerme uno de esos contadores de la espera!

Además, estoy conociendo gente en la blogosfera en similar situación, y me emociono con sus historias, son sus baches o sus ansiadas asignaciones. Y me descubren cosas alucinantes, como lo de África amamantando a su bebé adoptado, o este vídeo maravillosísimo que he visto en Ilusiones renovadas que unos papás le hicieron a su Diana, venida de Rusia, para que entendiera todo. (Papá Jones, hay que hacer algo así cuando llegue el momento).


Esta es tu historia - Diana from noquedatinte on Vimeo.

Así que, no sé qué pensaréis vosotros, pero sí, creo que por fin estoy en estado de buena esperanza. Y cuando llegue el certificado que nos declare idóneos será como la eco del latido. Qué felicidad.

jueves, 9 de octubre de 2014

Lactancia materna y adopción

Esta entrevista me ha alucinado. Se trata de África, una mamá que lleva 21 meses dando el pecho a un bebé que no ha parido. 

He de reconocer que no tenía ni idea de que fuera posible inducirse la leche para amamantar a tu hij@ (adoptad@), y menos aún que fuera tan válida la leche como la de cualquier embarazada. 

Si se abriera la adopción nacional en Madrid y tuviéramos la fortuna de que nos dieran un recién nacido, no sé si sería capaz de hacer esto, pero me encantaría. En estos tiempos de crianza natural, que me parece muy bien, soy superdefensora de que cada uno haga lo que le dé la gana y punto. Yo no he mamado y adoro a mi madre, y no he tenido más enfermedades que otros, sin embargo, tener la posibilidad de vivir esa experiencia con mi hij@ adoptad@ me estremece. Creo que no necesita más explicación, además ya lo cuenta muy bien África. Madre mía, es que releo la entrevista y vuelvo a emocionarme.


Foto de Entre Barrigas



miércoles, 8 de octubre de 2014

Dos madres

Poco a poco me voy reconciliando con la idea de que mi hij@ tendrá dos "madres", y es porque entiendo que todo depende de las palabras que se empleen o, mejor dicho, de cómo se haga. "Madre" no es la que pare, como dice la RAE; la que pare es parturienta, eso seguro, pero de ahí a ostentar el cargo máximo materno, hay un buen trecho, que el puesto se gana día a día. Por eso mismo existe la adopción, pues no todas las que paren son ni quieren ser madres, pero sí la que quiere ser madre puede llegar a serlo, sin tener que ceñirse a requisitos biológicos. 

Cuando empezamos a acercarnos a la adopción, Papá y Jones y yo teníamos una visión maniqueísta del tema, y preferíamos hablar de "los otros" como eso, "los otros", "los malos", y ser así nosotros los héroes. Eso era puro miedo, y quien lo sienta no debería seguir con los trámites hasta procesarlo bien. De igual manera que no todas las mujeres están preparadas para recibir óvulos donados, y no deberían someterse a ovodonación si creen que, con el ansiado positivo, pueden tener dudas.

Ahora que por fin estoy estado de buena esperanza (me encanta que mi madre me considere una "embarazada", pues físicamente no lo estoy, pero con los trámites hechos ya sólo queda esperar a que llegue el peque), ya no comparto mi propia opinión. Ya no pienso igual. Desde ya mismo mi hij@ es lo más importante, y sería absurdo querer herirle a propósito. Mucho más adaptativo para él es contarle su abandono de la forma más positiva posible, que decirle "no te querían" o cosas así. La criatura ya pensará mucho muchas veces por qué le abandonaron, cómo vamos echar sal en esa herida nosotros, sus padres. No se trata de ensalzar a quienes le dieron la vida, pero tampoco defenestrarlos. Ahora que sé que mi hij@ seguramente aún no ha nacido, pienso mucho en quién lo va a llevar en su vientre nueve meses, y puede que ella desde el principio sepa que lo va a dar en adopción, pero no por eso descuidará su embarazo. Es más, puede que sí lo haga, desde luego no se preocupará tanto del bienestar del bebé como una mujer que lo haya buscado, pero si al final lo da en adopción, estará igualmente haciendo lo mejor para él, en vez de matarlo y meterlo en un congelador.  Sé que hay casos en los que la autoridad es la que decide que los niños no pueden seguir con sus familias porque no están recibiendo los cuidados adecuados, pero incluso entonces, seguro que en algún momento le quisieron, o lo habrían abandonado mucho antes. 

No sé si me entendéis o, mejor dicho, si me estoy explicando, pero lo único que intento transmitir es que le estoy agradecida a esa mujer que lleva o llevará a mi hij@ debajo de su corazón (que en el corazón lo llevo yo), porque sin ella yo no podría ser madre. Así que sí, le explicaré a Bienve que tiene dos madres, aunque sólo una mamá. Pero eso ya lo sabrá.

Pensando en todo esto, me encontré con este poema, y se me movió algo dentro. Pero es que además la ilustración me gustó tanto que he cogido fotos que tenía por ahí y me he hecho una versión para el librito que nos estamos haciendo.

La comparto por si a alguien más le gusta.

ilustración adopción